Cuando un candidato se pone en contacto con una empresa o viceversa es importante informarse antes de la filosofía que promulga dicha empresa. Las empresas españolas actualmente buscan una serie de valores en sus candidatos que es fundamental conocer antes de enviarles un currículum o presentarse a una entrevista.

Las empresas no buscan sumisos

Al contrario de lo que se pueda pensar, las empresas importantes no buscan personas sumisas que digan que sí a todo por miedo a perder su trabajo. Este tipo de empresas saben la importancia que tiene evolucionar. Por este motivo, buscan personas activas y seguras de sí mismas. Capaces de comunicar aquello que creen que no funciona bien dentro de la organización.

Si eres una persona con iniciativa y personalidad, destaca esos puntos en tu currículum y no tengas miedo de decirlo en tu entrevista personal.

Candidatos 360 grados

Este es el perfil más demandado por las empresas de nuestro país. Se trata de personas proactivas que sepan idiomas, tengan conocimientos de informática, formación complementaria a su carrera u oficio, así como competencias trasversales. Es decir, aquellas que no se enseñan en una universidad.

En este sentido, la experiencia ha quedado en un segundo plano siendo otras capacidades las que priman a la hora de encontrar un empleo. Ahora se contratan actitudes.

Otras cualidades que buscan las empresas

Es evidente que las empresas buscan personas preparadas para el puesto. No obstante, esto no significa que tengan una carrera o una formación profesional. Esto implica además, que dispongan de una serie de cualidades que acompañen a sus conocimientos. Cualidades tales como:

  1. Capacidad para trabajar en equipo.
  2. Buena comunicación.
  3. Ser proactivo.
  4. Auto aprendizaje.
  5. Capacidad de análisis y autocrítica.
  6. Liderazgo.
  7. Creatividad y capacidad para innovar.
  8. Sinceridad.

No es necesario que un solo candidato englobe todas estas cualidades. Se trata de potenciar aquellas que creas que posees.

La sinceridad tiene premio

Ser sincero es una de las cualidades que más se valoran en una empresa. Los directivos prefieren a personas con capacidad para reconocer los defectos que aquellos que intentan impresionar demasiado. “No manejo muy bien la informática pero aprendo rápido y sé trabajar en equipo” es preferible a “Soy el mejor en informática y no tengo nada que aprender”.

Este tipo de personas no suelen gustar a las empresas modernas porque resultan poco moldeables, por lo que su futuro en la compañía suele ser corto.

Una actitud positiva y humilde siempre será mejor tanto para el candidato como para la empresa. Los conocimientos si no se saben canalizar tienen poco sentido para las empresas.

Currículos menos técnicos

En la actualidad, funcionan mejor los currículos más personales que los excesivamente técnicos llenos de formación y experiencia. No te olvides de subrayar aquellas cosas que te pueden hacer diferente al resto de candidatos que puede que tengan igual o mejor formación que tú.

Potencia tus cualidades y no tengas miedo a decir que no eres del todo bueno en algo. A veces, lo que tú crees que puede ser un defecto es toda una cualidad para tu entrevistador.